Significado

Llamaremos “vida” a ese hermoso y difícil camino que todos tenemos que transitar desde que somos concebidos hasta que dejamos este mundo. Pero… ¿qué objetivo tiene este viaje? A través de la historia es una pregunta que siempre ha estado presente en las mentes de muchas personas y a la que muchos grandes pensadores han formulado diferentes hipótesis no concluyentes. Elegiremos el planteamiento de que el objetivo de la “vida” es crecer en consciencia, es ser felices, armónicos. Ahí se nos plantea la necesidad de adoptar una definición de consciencia, entendiendo por consciencia la capacidad de darnos cuenta.

Venimos a la vida en unas condiciones que siembran en nosotros una manera de ver el mundo y una escala de valores, conformadas por las experiencias que tuvimos en los primeros años de existencia, las actuaciones, mandatos, mensajes y creencias de nuestros padres o los que hicieron sus veces, los maestros, la religión en que fuimos criados, la sociedad o el país donde nacimos y crecimos. Muchas veces llegamos a la adultez sin cuestionar, ni revisar estos valores, los aceptamos como “la verdad” y nos lanzamos por el camino de la vida tomando como marco de referencia ese aprendizaje.

Dependiendo del color de ese marco de referencia nuestro transitar por la vida puede ser agradable, satisfactorio o con diferentes grados de insatisfacciones. Sin embargo, es importante desarrollar la costumbre de reflexionar sobre cada uno de nuestros actos y sus consecuencias, de observarnos, de hacernos responsables de nosotros mismos, de sacar aprendizaje para asumir los cambios necesarios que nos conduzcan a la armonía, a una vida satisfactoria.

Ese transitar nos somete a una serie de situaciones que nos ayudan a lograr nuestro objetivo de aprender a “vivir” si somos conscientes de ello y sacamos aprendizaje.   Cuantas veces transitamos por la vida sin darnos cuenta de que todo lo que nos sucede es el resultado de nuestras acciones conscientes o inconscientes y buscamos fuera de nosotros mismos culpables de todas las situaciones inarmónicas que nos acontecen. Lo que nos indica que podemos ser dueños de nuestro camino si efectuamos los cambios necesarios.

¿Qué podemos concluir de estos planteamientos?

1.- Debemos asumir la responsabilidad de nuestra vida.

2.-Es importante revisar y cuestionar nuestro marco de reverencia para la vida: Valores, creencias, mandatos,…

3.- Para aprender a vivir de manera satisfactoria es conveniente desarrollar la costumbre de reflexionar sobre cada uno de nuestros actos y sus consecuencias.

4.- Realizar los cambios necesarios que nos conduzcan a una vida satisfactoria.

 

Iremos suministrando en este Blog, herramientas que te apoyarán en estas interesantes tareas.