Orden y dejar ir

Posted on Octubre 17, 2015 in Blog, Crecimiento, Recomendados | 1 comment

Orden y dejar ir

Orden y dejar ir

 “Cuanto más me desprendo de lo que pienso que quiero,

 mejor puedo ver lo que realmente necesito”

Sharon M Keovig

Estimados amigos,

 

Esta semana una linda persona estuvo de visita en mi casa y entre muchos temas que compartimos, me comentaba que tenía todos los espacios de almacenamiento de su casa abarrotados, que ya no le cabían más objetos y que muchas veces no sabía dónde estaban las cosas.

Esta conversación me traslado a mi anterior artículo sobre como el orden externo nos puede ayudar a ordenar nuestra mente y a focalizarnos. Donde expuse que parte del ordenar incluía desprendernos de cosas que vamos acumulando, guardando y que aun sabiendo, que lo más probable es que no las volveremos a usar más, las mantenemos, ocupando espacio que muchas veces no nos sobra y que liberarnos de ellas nos ayudaría a recuperar esos espacios y a ordenar mejor nuestro medio ambiente hogareño.

 

Dejar ir

 

Desprendernos de esas cosas implica dejarlas ir, aspecto que nos cuesta muchas veces en muchos niveles, emocionales, de relación, materiales.  Estas últimas quizás sean las más fáciles de dejar ir y un buen ejercicio para poder desprendernos de los apegos dañinos que podamos tener en los otros niveles.

Con las cosas materiales que poseemos podemos preguntarnos: ¿Realmente las necesito? O más bien ¿son un estorbo, que necesito estar limpiando, manteniendo, que me hacen trabajar más de la cuenta? ¿Son más bien una carga? Son tan importantes estos objetos para mí que gastaría más dinero para alquilar o comprar una casa más grande donde ellos pudieran estar ordenada y clasificadamente?  Saber dónde están y que es lo que tengo, ya que muchas veces ni siquiera recordamos su existencia y cuando los necesitamos vamos a las tiendas y compramos otros similares.

Quizás algunas de estas cosas pudieran tener un valor sentimental, en esos caso preguntarnos ¿cuándo las veo traen más felicidad a mi vida, me generan sentimientos bonitos, amoroso, de alegría? o por el contrario ¿me producen nostalgia, angustia o depresión? Si es esto último no dudemos y deshagámonos de ellos. No podemos perder ni un instante recreándonos en sentimientos negativos sin necesidad. Tenemos la obligación de ser felices, para eso nos dieron la vida. Vivámosla de la mejor manera posible.

Podemos comenzar por revisar nuestras ropas y zapatos y todo aquello que tiene más de un año sin usar, las que ya no me gustan o no necesitamos porque cambiamos de actividades o ya no nos sirven, las empacamos y regalamos a una institución de caridad. Igualmente podemos hacerlo con regalos que nos han dado y no los vamos a usar, utensilios, adornos, papeles, facturas que ya caducaron, equipos electrónicos, celulares obsoletos, libros…

Podemos transformar ese dejar ir cosas materiales en la satisfacción que siempre produce el ayudar a otros que quizás las estén necesitando y adicionalmente habremos esclarecido cuales son las cosas que realmente necesitamos, contribuiremos a tener mayor orden en nuestra casa y en nuestra mente.  Recuerda “lo que es afuera es como lo que está adentro”.

 

Espero haberles sido útil y hasta la próxima,

 

Saludos cordiales,

Beatriz

1 Comment

  1. Hola Beatriz
    Muy de acuerdo con lo que señalas en tu artículo, pienso que comenzar con lo material es un buen ejercicio que nos permite practicar lo que llamaríamos discriminación 0 sea escoger lo que nos da poder y conservarlo y eliminar aquello que no lo hace, como quien dice poner orden en la casa. Ya el Fengshui te dice que si abarrotas tu vida o tus espacios no es posible que algo nuevo y quizás más apropiado te llegue. Recuerdo a mi querida maestra Elaine de Beauport( Cercbro Triuno e inteligencias múltiples) que lo ponía en un ejemplo jocoso: nos preguntaba si habiamos notado el espacio curvo entre la base del cuello y el hombro. Está allí para permitirnos el LET GO y señalaba moviendo las manos como para lanzar algo por encima del hombro . Siempre me pareció muy gráfico.
    Abrazos. Haydée

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *