Llega la Navidad

Posted on Diciembre 9, 2016 in Blog, Crecimiento, Educación | 0 comments

Llega la Navidad

En el principio era el Verbo, y

el verbo estaba con Dios, y

 el Verbo era Dios…

1º Evangelio, según San Juan.

 

 

El día 21 de Diciembre es el Solsticio de Invierno. El sol está en el punto más alejado de la Tierra, simbólicamente es propicio prepararse para la siembra que se inicia en la Primavera del 21 de Marzo, acumulando nuestra energía durante el periodo invernal “dando gracias al Creador” por todo lo recibido en el año que cerramos. Para emprender con mayor auto-consciencia el nuevo año y recordando  que aquello que sembremos hoy es lo que cosecharemos mañana.

Es un día de abundancia, las Fuerzas Cósmicas, los Ángeles y Arcángeles rinden tributo al Señor del Universo, abriendo los sellos de las puertas que conducen a los mundos invisibles, para darnos la oportunidad de reflexionar y “quemar” los modelos equivocados que hemos mantenido, tales como el dolor, miedo, egoísmo, desconfianza, inseguridad, critica, culpa, envidia, orgullo y rencor, declarando nuestra aspiración a una vida plena de mejores sentimientos, valores y bienes materiales. Este día nos invade el Espíritu de la Navidad, con el deseo de DAR y de brindarnos la oportunidad de asociarnos con las FUERZAS de LA LUZ, LA VIDA y EL AMOR.

Desde tiempos inmemoriales quienes sienten a Dios fluir a través de la energía de vida,  celebran este día con una pequeña ceremonia para dar la Bienvenida a la Navidad, donde deciden voluntariamente ”quemar” los modelos y estructuras internas de su personalidad que le son indeseables, malos recuerdos, principios y conductas inadecuadas y “formular”  sus deseos para el próximo año, en el convencimiento de que lo que se pida de corazón, siempre y cuando esté acorde con la EL AMOR Y LA JUSTICIA, nos será concedido.

Ceremonia

Ve a un lugar en el cual puedas estar tranquilo, toma un papel y escribe todas las cosas negativas que desees eliminar de tu vida, tales como: Celos, egoísmo, rencores, miedos,  mentiras, dolor, culpa, crítica destructiva, miseria moral y material, necesidad de juzgar a los demás y negatividad.

En otro papel, escribe las peticiones y deseos para el próximo año, incluyendo deseos para la humanidad, el país y los que amamos.

Convencidos de que Dios mora en nosotros invocamos a los poderes de la Luz y del Amor para que nos asistan, procedemos a quemar el papel donde están plasmados las cosas negativas que deseamos de corazón eliminar.

Recordando que los Ángeles y Arcángeles rinden tributo al Señor del Universo y que la proximidad de la Navidad nos invade con nuestros mejores deseos, entre ellos los que hemos pedido para el próximo año y diciendo: “Señor, acudo a ti con la aspiración honesta de traer a mi vida plenitud, pureza y amor, concédeme estas peticiones que hoy presento ante ti, si están en ley divina, que así sea”

Pones el papel con las peticiones en un lugar donde recuerdes chequearlas el próximo 21 de Diciembre, para ver cuantas te fueron concedidas.

Para finalizar, pidamos Paz, Amor y Prosperidad para toda la humanidad. Da gracias a Dios por lo que nos brindara este año, por lo que hemos vivido y por lo que en nuestras vidas se manifestara.

También puedes hacerlo en grupo…

Hasta pronto,

¡Feliz navidad!

Beatriz

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *