El Adulto Pleno de 40 a 65 años

Posted on abril 14, 2015 in Blog, Crecimiento, Educación, Recomendados | 0 comments

El Adulto Pleno de 40 a 65 años

El Adulto Pleno de 40 a 65 años   (7ª etapa)

 

El hombre busca constantemente la alegría en

la trascendencia, es decir, en el recuerdo.

Leopoldo Panero

 

Estimados amigos.

Continuemos nuestro recorrido por la séptima etapa del ser humano, definida por Erickson y adentrémonos en el adulto pleno. ¿Cuáles son las características relevantes que definen esta etapa según Erickson?

La generatividad vs el estancamiento

Erickson se refiere al término “generatividad” como la cualidad  que caracteriza a la edad adulta que abarca actividades de procreación, producción y creación, que incluyen la crianza y orientación de los otros. En su modelo explicativo Erikson establece, en el séptimo estadio del desarrollo humano, la crisis Generatividad vs. Estancamiento en la que la preocupación por establecer y guiar a la nueva generación por medio del acto mismo del cuidado que marca la madurez psicosocial y el desarrollo positivo del adulto.

Esta etapa guarda relación con los años cercanos a los 40, período dedicado a la crianza de los niños, y donde suele aparecer la llamada “crisis de la edad intermedia” o “crisis de los 40”. En esta etapa las personas tienden a preocuparse por encaminar a la generación siguiente y por perpetuarse a sí mismos a través de las personas que les siguen, con la finalidad de dejar un legado. Por tanto, la tarea fundamental aquí es lograr un equilibrio apropiado entre la productividad o generatividad y el estancamiento. 

Entendiendo por productividad  la capacidad de producir, ser útil y provechoso.

 “Sólo en el individuo que en alguna forma ha cuidado de cosas y personas y se ha adaptado a los triunfos y a las desilusiones inherentes al hecho de ser el generador de otros seres humanos o el generador de productos e ideas, puede madurar gradualmente el fruto de estas siete etapas. No conozco mejor término para ello que el de integridad yoica”. E. Erickson.

La generatividad no se relaciona necesariamente al hecho de tener hijos,  sino con aquello que se hace: trabajar, crear, cuidar, educar… con el deseo de trascender. Es decir, somos generativos cuando, consciente o inconscientemente, buscamos a través de nuestras acciones trascender el límite material de nuestra existencia. Si perdemos estos deseos, actitudes y sentimientos podemos caer en el estancamiento.

Nos referimos con estancamiento al hecho de que las personas que al alcanzar la edad madura, los cuarenta años, se consideran ya viejos. Asumiendo prematuramente la etapa de la vejez. Pierden el entusiasmo por la vida, se deprimen y muestran una actitud derrotista. Esta actitud conlleva a la autocompasión y a pensar que no tienen nada que ofrecer a los demás, que son inútiles. Se vuelven pasivos y ensimismados.  Solo ven los fallos en el género humano. Puede volverse crueles con los hijos y desarrollan una crítica constante hacia ellos, abuso de poder y uso autoritario del mismo, y todo ello debido a un sentimiento general de tener una vida insatisfecha. Estas personas se preguntan ¿qué estoy haciendo yo aquí? Pueden sentirse víctimas de la vida, desarrollando  un sentimiento de auto indulgencia, que Erikson (1970) describe como la situación en la que el adulto se muestra incapaz de cuidar de otros y demanda constantemente cuidados de los demás, tratándose a sí mismo como si fuera su propio y único hijo.

 

Consecuencias de la Crisis de la edad intermedia o crisis de los 40.

De acuerdo como se transita esta etapa de la vida se pueden observar las siguientes consecuencias

  • Si la crisis se supera con éxito hablamos de personas generativas y productivas. La productividad es una extensión de fe hacia el futuro, tiene que ver con una preocupación auténtica por las siguientes generaciones. Estas personas se involucran en hacer del mundo un lugar mejor y cuando hacen un recorrido a lo largo de su ciclo vital se sienten satisfechas, se dan cuenta de que son menos egocéntricas e inmaduras de lo que fueron de jóvenes. Prevalece en ellas una actitud  de autenticidad. Son capaces de equilibrar el trabajo y la diversión. Conocen la importancia de desarrollar una filosofía de vida y un código ético. Tienen una visión positiva de la vida, valoran a los demás y se valoran como personas. Estas personas no temen a la siguiente etapa. Son, en general, personas procreativas que ofrecen cosas a la generación venidera.
  • Si la crisis no se supera con éxito tendremos personas estancadas que adelantan su etapa de vejez. No son capaces de ver las aportaciones que pudieran ofrecer a las siguientes generaciones, por tanto se trata de personas pasivas con una actitud derrotista.

“La generatividad resulta clave en toda situación en la que alguien es responsable de otros, por lo que existen profesiones que son inherentemente generativas, como la enseñanza, el trabajo social, la medicina…” (Zacarés, J. 1999)

 

Amigos, espero que este artículo haya sido de su interés y recuerden que a vivir se aprende viviendo.

 

 

Afectuosos saludos,

 

Beatriz

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *